Playas

La Costa Esmeralda

Yucatán es un estado excepcional, pleno de riquezas naturales y poseedor de un litoral único que va desde Celestún a rio Lagartos y el cual es bañado, en sus más de 378 kilómetros de extensión, por las aguas color turquesa del Golfo de México. Una fascinante costa de arenas blancas y un remanso de paz para los que vienen en busca de sol, palmeras y mar, permite a sus visitantes a disfrutar no sólo del cálido clima y las maravillosas playas del mar turquesa, sino además deleitarse con los exquisitos platillos elaborados con la pesca fría del día. Aquí se vive el color del trópico, venerados por los antiguos mayas quienes según las leyendas, fueron grandes navegadores y adoradores del mar.

 

Progreso

Es el puerto de entrada a Yucatán, un sitio inmejorable para la práctica de los más variados deportes acuáticos: Tablavela, Windsurf y Kayak. Aquí se puede caminar por el malecón, disfrutar de la brisa y saborear la deliciosa comida regional en los muchos restaurantes que bordean el malecón del puerto. Hoy en día, es el punto de arribo de numerosos cruceros turísticos de todo el mundo, de los cuales desembarcan un sinnúmero de pasajeros que disfrutan no solo de su encanto y de su exquisito sabor de puerto histórico, sino también de la paz yamabilidad de su gente. Desde aquí se puede visitar cualquier parte del estado por las rutas turísticas diseñadas para los excursionistas. Para los que prefieren quedarse a pasar la noche, hay hoteles pintorescos con vistas al mar, algunos de las cuales conservan el estilo Art Decó de principios del siglo pasado. Excelentemente situado en la Península de Yucatán y con una eficiente infraestructura turística, Progreso es el puerto más importante del estado. 

 

Telchac

Un pequeño rincón de la costa de Yucatán con agua tranquila y transparente, Telchac es el lugar ideal para una variedad de deportes acuáticos y un merecido descanso. Tome un agradable paseo alrededor de la plaza pintoresca, o por el paseo marítimo hasta el faro. Muy cerca se encuentra la hermosa Laguna Rosada, hogar de aves migratorias, y Uaymitun, un refugio para la fabulosa flamenco rosa.

 

Sisal 

Un legendario puerto para la navegación costera, casi todo el heneken producido en el estado a principios del siglo XIX se exportó desde aquí. El sol arroja su cálida sonrisa en las playas y, por supuesto, el escenario natural exótico. Hermosas aves migratorias como el pato canadiense llega puntualmente cada año en busca de las aguas pacíficas de Sisal. También merece la pena visitar las fortificaciones construidas por los guardianes del puerto para protegerse de los piratas. Una visita a la costa yucateca definitivamente le va a sorprender y a agradar a usted con sus encantos: tomar el aire fresco y disfrutar de aguas transparentes, el deleite en la deliciosa langosta, caracol, pulpo y camarones ... o para decirlo de manera simple: relajarse.

 

Búscanos en Facebook